Altos índices de corrupción; el principal factor que frena las ayudas internacionales

Según informe publicado por el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) de Honduras, el país es considerado uno de los más corruptos de América Latina, en el cual se roban entre 40 y 50 mil millones de lempiras (más de 2 millones de dólares) cada año. Al menos eso dice el informe, pero puede ser más, no lo dudo. Los corruptos han hecho de Honduras un país con los niveles más altos de empobrecimiento y desigualdad del continente.

Con el paso de los huracanes ETA e IOTA por Centroamérica, en Honduras, según informe de la Agencia EFE, dejaron al menos, 3.4 millones de personas afectadas, 189.604 evacuadas, 128.127 albergadas, 9 desaparecidas, 108.359 rescatadas y 91 fallecidas. Agregando los despidos y suspenciones producto de la pandemia ocasionada por la Covid-19, el cierre de empresas y emprendimientos, el impacto en el sector educativo y puedo continuar…

Seré puntual, ¿y ahora?. Ahora el país está hundido por personas que han abusado del poder, la falta de aplicabilidad de la ley, el déficit fiscal, la falta de credibilidad gubernamental, la impunidad y la inexistencia de un Estado de Derecho, es ¡deplorable!. Todo esto suma el principal factor que frena las ayudas internacionales. Ayudas que en muchos casos no llegan a la gente pobre, a los más necesitados.

El territorio más afectado producto de las inundaciones es el Valle de Sula, un sitio importante que representa el 55% del Producto Interno Bruto de Honduras, PIB se genera en el Valle de Sula, representando cerca del 40% de las exportaciones Hondureñas. En ella reside aproximadamente un 25 % de la población nacional, siendo la fuerza de trabajo más numerosa. Así como va la situación actual, según sociólogos y analistas económicos, el futuro es crítico. Las consecuencias son claras; incremento de la deuda externa, aumento de la violencia, homicidios, desempleos, y migración de forma masiva.

Cuando la pobreza se casa con la ignorancia, nace la miseria. Es miserable robarle al pobre.

Deja una respuesta